Azenza el nuevo pulmón de la capital

En medio del casco urbano, pero rodeado de naturaleza. Así es Azenza, el nuevo pulmón de la capital.

Un área verde equivalente a 10 campos de fútbol, esa es la promesa de Azenza Towers, un residencial vertical que cuenta con una ubicación estratégica. 160.000 m2 de terreno en los que se promueve la sostenibilidad de principio a fin.

Y es que cuando hablamos de construcción sostenible, también hacemos referencia a vivienda y entornos residenciales saludables, una visión en la que el desarrollador Garnier & Garnier sitúa al ser humano en primer lugar, y este concepto debería ir siempre de la mano.

Es por esta razón, que el 50% de Azenza es verde y todos los árboles sembrados corresponden a especies nativas, es decir, aquellas que son propias de la región y en consecuencia con el pasar de los años, se logran adaptar a las condiciones locales del clima y del suelo en una determinada región geográfica.

Un escenario que además de ser más amigable para las aves nativas, garantiza un ahorro significativo en el agua que utilizamos para riego, pues son especies que están mejor adaptadas al suelo local y esta condición provoca que desarrollen sus propios mecanismos para ser autosostenibles.

En la medida que busquemos la forma de proteger el bosque existente, que apuntemos a una máxima recuperación de la biodiversidad a través de espacios más verdes y que planifiquemos de manera oportuna la infraestructura, logramos asegurar proyectos sostenibles a largo plazo.  

Ese sentido de conexión con la naturaleza se refleja en cada espacio de Azenza y justamente eso, nos permite hablar de biofilia, un término que se traduce como “amor a las cosas vivientes” y que, en arquitectura implica incluir características como agua, vegetación y luz natural en espacios construidos, con el objetivo de promover la salud, el bienestar y el confort emocional.

¿Qué otros aspectos convierten a Azenza en un pulmón?

  • La iluminación de las áreas comunes de las torres cuenta con sensores de movimiento que optimizan el consumo eléctrico.
  • El sistema de riego es de bajo consumo, pues se evita el uso de sistemas de aspersión.
  • El diseño de la primera y segunda etapa de Azenza permite un mayor aprovechamiento de la luz natural.
  • El proyecto cuenta con su propia planta de tratamiento de aguas residuales.
  • Cuando Azenza se conecte con el proyecto Rutas Naturbanas, se tendrá el área verde suficiente como para jugar 10 partidos de fútbol de manera simultánea.